26 / 11 / 2018 | Destacado    

NOTA DE OPINIÓN

Presupuesto 2019: la Gobernadora María Eugenia Vidal discrimina a los marplatenses y batanenses

 

Por Pedro Sanllorenti (Secretario General de Adum/ Secretario Adjunto de CTA de los Trabajadores)

 

El presupuesto 2019 para la Provincia de Buenos Aires tiene estado parlamentario. A diario, por distintos medios y motivos, el cálculo de gastos y recursos proyectado por la gobernadora María Eugenia Vidal para el territorio bonaerense es noticia. Y no es para menos. Por un lado, porque se trata de un presupuesto que habla a las claras de las proyecciones de ajuste de su gestión de Gobierno; pero por el otro lado, porque con la repartición de recursos prevista Vidal demuestra que Mar del Plata y Batán sólo son ciudades para la foto.

En líneas generales, como ocurre con el recientemente aprobado presupuesto nacional, el cálculo 2019 para la Provincia de Buenos Aires renueva los esquemas de ajuste y endeudamiento que, a nuestro pesar, caracterizan la administración de Macri, Vidal y, en el plano local, Arroyo. A nivel bonaerense, la gobernadora prevé pagar intereses y tomar deuda. Eso caracteriza el grueso del presupuesto que diseñó e intenta aprobar.

Pero más allá de esta situación, que es denunciada por distintos sectores políticos y sociales, hay que decir que el presupuesto bonaerense para la Provincia de Buenos Aires tiene un componente especial para los que vivimos en General Pueyrredon: discrimina sin más a Mar del Plata y Batán por sobre otros municipios igual de importantes para la Provincia.

Y esto que digo se sostiene, entre otras tantas cosas, por la escasa cantidad de obras y recursos destinados a un Partido al que la gobernadora gusta visitar para derramar sonrisas con la costa de fondo, pero no para garantizar las necesidades mínimas y vitales de los marplatenses y batanenses, que –paradójicamente- la votaron en las últimas eleciones.

Según se desprende de los análisis del presupuesto, 16 ciudades de la Provincia –algunas con muchísimos menos habitantes que General Pueyrredon- reciben más fondos y recursos que Mar del Plata y Batán, que tienen prevista una partida de casi 260 millones de pesos. Entre esas localidades se destacan La Plata, Lujan, Morón, General San Martín, La Matanza, Almirante Brown, Bahía Blanca, Florencio Varela, Avellaneda, San Nicolás, Quilmes, Moreno, Lanús, San Pedro, Cañuelas y Morón.

De este panorama surgen datos elocuentes: Mar del Plata y Batán recibirán 10 veces menos que La Plata y gestionará obras y servicios vinculados a la Provincia con el mismo presupuesto asignado al Partido de Magdalena, con menos de 20 mil habitantes, según datos del Censo de 2010.

A estos datos que constatan la discriminación a Mar del Plata y Batán se les agrega, más particularmente para el sector universitario, que cuando la Gobernadora reglamentó la ley del boleto estudiantil sólo la implementó para los estudiantes de La Plata y buena parte de las ciudades del Conurbano bonaerense. Los marplatenses fueron, y parecen que seguirán, siendo discriminados. Esta nueva ley de presupuesto no avanza en la protección de los estudiantes de nuestra Universidad Nacional de Mar del Plata.

Por último, y a modo de evidenciar las consecuencias colaterales de estos presupuestos del ajuste, un ejemplo que vivimos en SUMA, nuestra obra social. De un tiempo a esta parte venimos notando que hay más demanda de afiliados que también desempeñan labores para la Provincia –y por ende tienen Ioma-, porque en la mayoría de los casos han visto interrumpidas sus prestaciones o tratamientos por la decisión de Vidal de desfinanciar los servicios vitales de los y las trabajadoras.

Definitivamente los ciudadanos que vivimos en Mar del Plata y Batán merecemos un trato mejor por parte de la Gobernadora. No nos sentimos halagados ni considerados por la instalación de unas carpitas pintadas durante el verano. En el Partido de General Pueyrredon lo que necesitamos son obras y recursos para financiar el sistema educativo y sanitario. No queremos más fotos con sonrisas electoralistas.

Como lo hicimos los gremios que integramos la CTA de los Trabajadores y la CGT –durante una actividad especial en el HCD-, seguimos llamando a los legisladores bonaerenses de Mar del Plata y Batán a no dar quórum para el tratamiento de un presupuesto irresponsable, que discrimina taxativamente a una de las ciudades cabecera de la Provincia.