11 / 11 / 2021 | Destacado    

El pasado lunes 1 de noviembre se llevaron a cabo una reunión de Mesa Ejecutiva y Cuerpo de Delegados ampliada a las y los afiliados, y la Asamblea Ordinaria de ADUM, que dio tratamiento y aprobó la Memoria y el Balance 2019 y eligió la Comisión Revisora de Cuentas para el 2020.

Enviamos el Resumen de la Reunión que analizó las Condiciones de Trabajo actuales relacionadas con la Presencialidad/Virtualidad y la Situación de nuestra Federación CONADU.

En la primera parte de la reunión se analizó y debatió sobre las condiciones de trabajo que se presentan hacia fines de 2021 debido a una mejora en las condiciones sanitarias por la pandemia COVID-19 tanto a nivel local como a nivel nacional. En la actualidad y si bien están autorizadas las actividades presenciales, las mismas no son la norma. Dado lo avanzado del año continúan prevaleciendo las clases a distancia, pero se han incorporado varias mesas de exámenes parciales y finales presenciales. Para el año próximo y, de mantenerse las actuales condiciones sanitarias, es probable que el trabajo presencial sea la opción que prevalezca. Por otra parte si se entendiera que la Pandemia ha finalizado, volveríamos a las condiciones laborales previas a marzo de 2020 y no habría justificativo legal para el trabajo a distancia. Esta situación podría chocar con la idea de «la virtualidad vino para quedarse» esbozada en reiteradas oportunidades tanto desde el Ministerio de Educación como el CIN, al menos hasta que un nuevo acuerdo laboral establezca las condiciones para hacerlo tal como ocurrió con el ACTA Paritaria Nacional de junio de 2020. Recordamos que, a diferencia de los estipulado en nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, ese ACTA reconoció al trabajo a distancia como una modalidad laboral posible pero solo durante la pandemia. Fue recién a partir de entonces que tuvimos el reconocimiento de los hogares como lugares de trabajo con alcance de la cobertura de las ART, las dispensas para tareas de cuidados de familiares, la necesidad del derecho a la desconexión, y el derecho al salario y los adicionales, en esas circunstancias.

Por lo tanto, ahora, además de la necesidad de atender la demanda salarial, empezamos a analizar ideas para presentar y debatir con otros sindicatos docentes universitarios de modo de comenzar el 2022 con la mayor claridad de definiciones y reclamos al respecto. Entre otras ideas sobresalieron:

la definición que indica que, salvo las excepciones previas a marzo 2020, el trabajo docente de las y los docentes universitarios es presencial;

que en caso de que se presente la necesidad y la demanda por parte de las autoridades de realizar trabajo a distancia, se requerirá su regulación vía la paritaria nacional y local. Hasta ahora son muy pocas las Universidades que han generado algunos espacios debidamente equipados. En consecuencia, es muy baja la cantidad de docentes que pueden contar con la infraestructura y aulas que dispongan de todo lo necesario para dictar desde las universidades las clases a distancia en los horarios establecidos en conjunto con las presenciales. Por otra parte, la posibilidad de hacerlo desde los hogares de las y los docentes debe ser muy fuertemente debatida por todo lo que ello implica. Más allá de la comodidad aparente que para algunos pueda presentarse o el grado de «conformidad» con el adicional por conectividad de $2.000 que finaliza en marzo 2022, la cobertura de la ART en ese lugar de trabajo también dejará de tener efecto, y además los equipos, la conectividad y el lugar de trabajo, deberían seguir a cargo de las y los trabajadores;

la masividad que presentan las materias de los primeros años en algunas carreras y el aprendizaje sobre el trabajo realizado en pandemia, también indica que la realización de clases muy numerosas presentarán nuevos desafíos;

una vez electas y puestas en función las nuevas autoridades de la UNMdP y Facultades, debemos pedirles precisiones sobre estos supuestos, los que deberán ser discutidos a más tardar en febrero 2022 para alcanzar los acuerdos posibles pero necesarios para garantizar una labor docente cuidada en salud y en condiciones y ambiente de trabajo.

En la segunda parte de la reunión se informó sobre la Situación en CONADU

En la Reunión se explicó que, a raíz de la modificación de la representación de las Asociaciones de Base de San Juan, Avellaneda y Jauretche en la que la Comisión de Poderes aceptó 3 Delegados Congresales diferentes a los presentados por los sindicatos y le negó el ingreso al sindicato de Moreno, como así también, la persistente negativa de las Autoridades de CONADU a dar acceso y conocimiento de la documentación presentada por TODAS las representaciones,  los congresales de ADUM y en un conjunto de 16 Asociaciones de Base de CONADU (la mitad del total de las federadas) decidimos retirarnos del Congreso Extraordinario del 24 de septiembre pasado, en el que debía elegirse la Junta Electoral, y presentar una Impugnación al mismo ante el Ministerio de Trabajo. En estos momentos estamos a la espera de que ese Ministerio notifique a la Federación que esperamos tenga la celeridad que requiere ya que el Congreso Electoral está previsto para el 4 de diciembre. Mientras tanto hemos conformado una Agrupación denominada «16 de abril» en conmemoración al día de la firma del Convenio Colectivo de Trabajo, integrada por los Congresales de Nordeste, Chaco Austral, Córdoba, San Juan, Centro, Mar del Plata, Gral. Sarmiento, JC Paz, Madres, U Pedagógica, Avellaneda, Quilmes, Jauretche , Moreno y parte de los Congresales de La Plata. También mantenemos lazos y seguimos reuniéndonos entre nosotros y con COAD el sindicato de Rosario.

Por último, se informa que la Mesa Ejecutiva de adum solicitó una reunión con a las autoridades de la Universidad para tratar las condiciones laborales para el año 2022.

Pedro Sanllorenti

Secretario General – adum