22 / 11 / 2017 | Destacado    

Quieren cambiar nuestro sistema protectorio y solidario

Luego del resultado electoral del último 22 de Octubre, el gobierno nacional pasó de proponer reformas laborales mediante la suscripción de nuevos Convenios Colectivos de Trabajo a una reforma laboral sustancial mediante la modificación de la Ley de Contrato de Trabajo, que en gran medida retrotrae el espíritu de la misma a momentos previos a su promulgación en 1974. Luego de la participación del Triunvirato de la CGT que permitió modificar algunos puntos, en el proyecto elevado al Congreso de la Nación, persisten numerosos aspectos perjudiciales:

– Los derechos laborales dejan de ser irrenunciables en los contratos individuales, lo que permite acrecentar el poder de coerción del capital sobre el trabajador.

– La creación de los Fondos de Cese laboral, construyen al despido como un hecho normal dentro de la relación laboral, quitándole al mismo toda significancia disvaliosa y arbitraria, disminuyendo el valor del trabajo como bien social.

– La eliminación de la responsabilidad solidaria entre el empresario que contrata y la prestadora de servicios tercerizados fomenta la creación de empresas “fantasmas”, sin solvencia, y al exclusivo servicio de empresas que se verán eximidas de responsabilidad laboral alguna.

– Relanzar un sistema de pasantías, que durante los ´90 permitió extender en el tiempo relaciones de trabajo encubiertas, y que vuelve a plantearse como la panacea en el marco de un creciente índice de desocupación.

Dicha reforma laboral, casi como un deja vu se nos presenta de la mano de una reforma impositiva que, reduciendo la carga fiscal al empresariado, a diferencia de los postulados esgrimidos por el gobierno, no posee correlato con la generación de nuevos puestos de trabajo. Tenemos presente el triste recuerdo de la reducción de las contribuciones patronales realizadas entre 1994 y el año 2000, las que disminuyeron entre un 33% y el 17,8% desfinanciando gravemente el sistema jubilatorio, a la par de los mayores índices de desocupación de los que se tenga memoria en la República Argentina.

La comparación de los índices de presión fiscal de nuestro país con otros países de Latinoamerica que no cuentan con sistemas universales de cobertura jubilatoria ni con sistemas de seguridad social, nos alarma en tanto y en cuanto ese punto de comparación nos muestra los objetivos del gobierno en pos de bajar costos laborales, lo que implicarían fuertes retrocesos en derechos sociales lejanos a los pilares de nuestro sistema económico y social.

Finalmente la reforma previsional posee dos menciones que nos preocupan y alarman. Por un lado la reiterada referencia negativa a los regímenes especiales de jubilación, que nos incluye con tres leyes: 22.929 (investigadores y docentes universitarios con dedicación exclusiva), 24.016 (docentes nacionales preuniversitarios), y la que obtivumos en 2009, luego de una histórica lucha que permitió el reconocimiento del 82% móvil en el año 2009 la ley 26.508. El gobierno viene manifestando en cuanta oportunidad tiene que se trata de “situaciones de privilegio”. Por otro lado el cambio de fórmula de cálculo para la movilidad prevista por ley que implica una reducción nominal en los aumentos salariales de los jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH . El cambio en la modalidad de cálculo reducirá también el poder adquisitivo de nuestros jubilados docentes universitarios y se generarán un sinnúmero de disputas entre los distintos sistema de movilidad vigentes y los que se quieran implementar.

Por todo ello, nuestra Agremiación Docente Universitaria Marplatense en consonancia con la Central de Trabajadores de la Argentina y teniendo en consideración la gravedad de las medidas que se avecinan en perjuicio de los trabajadores, procuraremos profundizar la articulación con distintas organizaciones gremiales de la ciudad pertenecientes incluso a otras centrales sindicales, que nos permitan organizar un plan de acción coordinado a fin de expresar nuestra férrea oposición a dichos proyectos, en la forma y contenidos que fueran expresados.

Además, y para tratar los proyectos de reforma, el jueves 23 de noviembre se reunirá en Buenos Aires un nuevo Plenario de Secretarios Generales de CONADU y en la próxima semana realizaremos un Plenario del Cuerpo de Delegados y Mesa Ejecutiva de a.d.u.m. para discutir el tema y obrar en consecuencia.